domingo, 20 de septiembre de 2015

50 palabras #9



   Las burlas y risas de los niños retumbaban en su cabecita como tambores explotando. Asustado, el osezno reculaba en una especia de danza torpe hasta que tropezaba y se refugiaba en el reconfortante abrazo de su madre. Un día fue lo suficientemente grande para rugir. Fueron los niños los que temblaron.





17 comentarios:

  1. Ay, me dan tanta pena los animales que están en los circos que uf... ¡Muy bonito micro-relato!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno... más bien era como un zoo lo que quería reflejar pero igualmente me sirve ^^ UN relato está libre de interpretación :3

      Un beso!

      Eliminar
  2. Una fábula como las de Esopo en 50 palabras. Está bien.

    ResponderEliminar
  3. Una fábula como las de Esopo en 50 palabras. Está bien.

    ResponderEliminar
  4. Que pena me había dado al principio, pero me encanta el final. Yo me lo había imaginado en un bosque, jajaja. Muy buen relato :)
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaa bueno, es otra interpretación^^

      Un beso!!

      Eliminar
  5. Holaaa, una gran lección que todos deberían aprender contada en una pequeña historia. Un saludo :)

    ResponderEliminar
  6. ¡Muy buen relato!
    Me ha gustado mucho, me encanta esta sección.
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  7. Que buen relato! Me ha gustado mucho.
    Un beso.

    ResponderEliminar

¡Eii! Sí, correcto. ¡Vas a dejar un comentario! Mi blog y yo te estaremos agradecidos eternamente, nos encanta leer lo nuevo que la gente tiene que decirnos pero... ¡Por favor! Nada de Spam y comentarios 100% respetuosos. Si vas a cumplir todo esto... ¡Adelante! Espero ansiosa tus palabras.