miércoles, 6 de enero de 2016

Carta a los Reyes Magos

   Queridos Reyes Magos,

   Me llamo Dalia y tengo 8 años. Este año ha sido diferente. Mi papá y mi mamá han dejado de ser felices. Ya no sonríen, ni tampoco ruedan por el suelo de risa. Hace tiempo que ya no me miran como antes, y unos oscuros círculos de color morado se encuentran siempre presente debajo de sus ojos. Tampoco hacen esas cosas que solo ellos hacen de juntar los labios durante un tiempo. Y no entiendo el porqué.

   Todo empezó cuando mi papá, un día, siempre vestido elegantemente con traje y corbata, vino antes de tiempo del trabajo. Mamá le preguntó si pasaba algo; papá me miró y empezó a llorar. A él se le sumó mamá. Yo era la única que no lloraba, ¿acaso pasaba algo malo? Papá había vuelto a casa antes de tiempo, eso significaba que tenía más tiempo para jugar con él. Pero no volvimos a jugar juntos.

   Pasaron los días y papá cambió de ropa. Ya no vestía con ese traje que mamá le planchaba todas las mañanas, sino con pantalones azul marino y camiseta. Mi ropa también cambió, era un poco más vieja que la de antes y tenía unos extraños cuadrados cosidos, pero a mí me gustaba, era original. También cambiamos de casa, era mucho más pequeña y fría. Solo teníamos una cama para dormir, pero me encantaba, porque papá, mamá y yo volvíamos a dormir juntos y cuando tiritaba, los dos se estrechaban para darme calor. Empecé a temblar sin tener frío para que me abrazasen de nuevo. Aunque las cosas habían cambiado yo era feliz, pero mi papá y mi mamá seguían estando tristes y llorando de vez en cuando. Ellos intentaban hacerlo a escondidas para que no les viera, pero yo lo sabía, los oía… lloraban igual que yo. Sonaba de la misma forma.

   La nieve empezó a cubrir las calles; los copos blancos cruzaban a través de la ventana y desaparecían entre la multitud de gente que ya llevaban gorros, bufandas y abrigos. La ciudad se llenó de luces de colores, de villancicos y de sabor a turrón y a castañas asadas. La Navidad había llegado. Pero en mi casa no aparecía. Le pregunté a papá y a mamá que cuándo vendría, por si se había perdido por el camino; como habíamos cambiado de casa a lo mejor no lo sabía y era ella la que estaba esperando a que nosotros llegásemos. Ellos me respondieron que este año iba a ser distinto y que los Reyes, vosotros, tampoco ibais a poder venir. Yo les dije que no, que siempre veníais, pero negaron con la cabeza y me dijeron algo horrible: que no existíais, que no eráis de verdad y que tenía que crecer. Yo me fui corriendo a la habitación, llorando.

   Este año os pido algo diferente, no pido nada para mí, solo que quiero que mi papá y mi mamá sean felices de nuevo, que rían, jueguen y vuelvan a juntar los labios como hacían antes. Quiero que les desaparezcan esos círculos morados de debajo de los ojos y que vuelvan a creer en vosotros, que sean un poco más niños, que vuelvan a desear la llegada de la Navidad y que vuelvan a tener ilusión.


   Sé que sois reales, sé que vendréis. Nunca he dejado de creer.





15 comentarios:

  1. Hermoso, triste pero hermoso relato
    Fwliz Año!

    ResponderEliminar
  2. Hermoso, triste pero hermoso relato
    Fwliz Año!

    ResponderEliminar
  3. Muy hermoso y emotivo, se me han saltado hasta las lágrimas, es algo tan real, tan palpable estos días que se te ponen los vellos de punta. Precioso como siempre.
    Muchos besos y espero que sea un feliz año nuevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, de verdad! Me alegro que te haya llegado tan hondo, eso significa que algo he hecho bien.

      Feliz año a ti también y ojalá se cumplan todos tus propósitos! Besos ^^

      Eliminar
  4. Uffff que carta más triste y al mismo tiempo emotiva, sobre todo con estos tiempos que corren. Me ha llegado muy dentro de mi. Muchas gracias por publicarlo.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho de que haya causado ese efecto! Mil gracias a ti por comentar!

      Besos!

      Eliminar
  5. Cuanta inocencia destila esa carta. Preciosa.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Qué triste la carta y qué realidad...
    ¡Un besazo ^^!

    ResponderEliminar
  7. Pero que triste. Me has puesto los pelos de punto.
    Precioso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias!!! Me alegro que te haya gustado y que te haya hecho sentir eso ^^

      Besos!

      Eliminar
  8. Lo peor es que la realidad supera la ficción y la realidad está siendo demasiado triste.
    Saludos linda =D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal cual.
      Un beso y gracias por comentar! ^^

      Eliminar

¡Eii! Sí, correcto. ¡Vas a dejar un comentario! Mi blog y yo te estaremos agradecidos eternamente, nos encanta leer lo nuevo que la gente tiene que decirnos pero... ¡Por favor! Nada de Spam y comentarios 100% respetuosos. Si vas a cumplir todo esto... ¡Adelante! Espero ansiosa tus palabras.